Crit estrena La ciudad de escarcha

Crit estrena La ciudad de escarcha

Imaginad que lleváis meses, incluso puede que años, preparando un proyecto muy ambicioso. Imaginad las horas que dedicáis a pulir cada detalle para que todo sea perfecto. Imaginad que un día decidís que, al fin, está todo listo. Que el trabajo puede ver la luz. Ahora imaginad que ese trabajo es nada menos que una obra de teatro. Con toda la gente que implica una producción así; con todos los nervios, los escenarios, los actores, el público, los ensayos, los técnicos. Y, llegados a este punto, imaginad que la fecha de estreno es en marzo. Y la estrenáis. Y va muy bien. El feedback es estupendo. De hecho, intuís que, posiblemente, es de lo mejor que habéis hecho. Ahora imaginad que hay una pandemia internacional que os obliga a pararlo todo. Que el trabajo que acabáis de lanzar al mundo tiene que volver al cajón. Un frenazo en seco, un aterrizaje forzoso momentos después del despegue, una marcha atrás en plena autopista. Todo eso le pasó a Crit Companyia de Teatre con su nueva obra La ciudad de escarcha, a la que pudimos asistir como espectadores y también como operadores de cámara. La grabamos nada menos que el día 12 de marzo. Como sabéis, dos días después se aprobaba el estado de alarma en el país y se decretaba el confinamiento que todos recordamos.

Llevamos grabando las obras de Crit prácticamente desde que empezamos en esto. Y son de los trabajos que más disfrutamos. Poder asistir a todo ese proceso creativo, técnico y artístico nos encanta. Además, tener el privilegio de grabar el vídeo de la obra completa y realizar otro promocional supone una gran responsabilidad que nos genera unas tremendas ganas de hacerlo bien.

La ciudad de escarcha es, probablemente, una de las obras más maduras de la compañía. Basada en la novela Entre visillos, de Carmen Martín Gaite, se nos traslada a una época dura, de frío, oscuridad y posguerra. También de amor, de pasión, represión y ansia de libertad. A través de las relaciones humanas descubrimos personajes tiernos, complejos, inconformistas. Víctimas y verdugos entretejen las tupidas redes de un pueblo pequeño donde todo se sabe y se comenta. Donde los barrotes, a menudo, son invisibles, pero igualmente infranqueables.

No era fácil resumir una obra así en algo más de dos minutos. Para realizar este vídeo promocional optamos por captar el ambiente y el tono de la producción que, como en el vídeo, se divide en dos: superficie y fondo; lo que se ve y lo que se calla. Afortunadamente, creemos que el objetivo que pretendíamos está cumplido: tras ver el teaser uno se queda con ganas de más. Y esas ganas deben satisfacerse. Hay que ir al teatro y hay que ver La ciudad de escarcha. Ahora más que nunca necesitamos a la cultura.